UN BUEN CALZADO ¿TU QUE USAS? PARA ACTIVIDADES FITNESS

¿QUE CALZADO USAS PARA TU CLASE TWERK BOOTYFIT?


En el gimnasio puedes realizar tanto trabajo aeróbico como anaeróbico. Si tu objetivo es trabajar tus músculos y dejar de lado el componente aeróbico que te da correr en una bicicleta estática o en una cinta, las opciones de calzado que tienes son mucho más amplias.

La razón es que tu ejercicio no someterá al mismo desgaste a tus piernas que si fueras a realizar un ejercicio como correr. Por tanto las características de tus zapatillas tendrán que ser menos exigentes.

El único factor relevante es que tengan una amortiguación adecuada para el deporte. Cuando se habla de cualquier zapatilla no es literalmente cualquier zapatilla. No puedes ir al gimnasio con unas zapatillas casual, ya que un calzado inadecuado puede provocarte una lesión.

Las zapatillas de correr valen para el gimnasio pero no al revés

Sin embargo, si en lugar de musculación quieres trabajar tu forma física mediante el uso de la cinta de correr, la bicicleta estática o la elíptica, el calzado sí es importante. En este caso, tu tren inferior, especialmente tus articulaciones, experimenta un mayor esfuerzo y, por tanto, el calzado juega un papel fundamental para que ese esfuerzo no se transforme en una lesión.

En el caso de este tipo de ejercicios el calzado requiere unas características adicionales. Las zapatillas que utilizarás para este tipo de actividades son muy similares y en algunos casos iguales a las que utilizarías para correr por la ciudad, es decir, para hacer running. Estas zapatillas requieren de una mayor flexibilidad que las zapatillas normales, además de contar con una amortiguación extra que le dé mayor seguridad y protección a tus articulaciones, especialmente a tus  rodillas.

Este tipo de zapatillas es mejor que las compres en tiendas que estén especializadas. Es muy importante también que estés atento al desgaste de tus zapatillas para evitar que puedan perjudicarte a la hora de hacer ejercicio

¡POR ESO ! PIENSA QUE ...

La base del cuerpo se encuentra en los pies, por ello tener una buena estabilidad en ellos nos brindará equilibrio y balance en el resto del cuerpo.

Por consiguiente para lograr una buena forma en todos nuestros ejercicios necesitamos una buena base. Tener esa base en los pies puede ser muy difícil de lograr si utilizamos zapatos que estén rotos o que estén diseñados para otra cosa (como los zapatos de vestir para entrenar en el gimnasio).

De modo que, si nuestro objetivo es lograr la mejor forma posible al entrenar, debemos buscar unas buenas zapatillas pensadas para entrenar en el gimnasio.

 


El calzado te define

La primera cuestión a tener en cuenta se centra en el tipo de ejercicios que realizaremos dentro del gimnasio. Si solamente nos dedicamos a realizar rutinas de musculación, nuestros pies no quedarán expuestos al intenso desgaste que suponen otros tipos de ejercicios aeróbicos como la elíptica, la bicicleta estática o la cinta de correr.

No obstante, nuestra recomendación es que optes siempre por un calzado versátil y capaz de adaptarse a cualquier tipo de rutina física. De este modo, las articulaciones y músculos inferiores, no se verán afectados por el esfuerzo. En otras palabras, elegir unas zapatillas casuales puede ser una decisión desacertada. En cambio, asegúrate de que tus modelos cumplan las siguientes características básicas.

Amortiguación

Se trata de una característica esencial que nos evitará padecer lesiones comunes en la zona del talón y el arco del pie. Al elegir unas zapatillas que garanticen la amortiguación adecuada, estamos contribuyendo a reducir el impacto de nuestras articulaciones, especialmente cuando saltamos o utilizamos la cinta de correr.

En estos casos, las zapatillas de running o los calzados especializados para otras actividades deportivas pueden ser una buena elección, siempre y cuando nos cercioremos de que brindan el soporte adecuado y son más robustas para protegernos de superficies duras y movimientos laterales.

Transpirables

Cuando optamos por unas zapatillas de running, debemos tener especial cuidado, pues muchos de los modelos presentan características propias de esta actividad, y en cambio, nuestra intención será la de hacernos con un calzado ligero y que aporte transpirabilidad a nuestros pies. En cualquier caso, siempre es aconsejable decantarse por modelos donde la tela sea el material principal, ya que las actividades indoor resentirán nuestros pies si no cuentan con la debida ventilación.

Comodidad

Muchas veces sucede que elegimos nuestras zapatillas priorizando su color, su diseño y otras características estéticas. Si bien es agradable que nuestro calzado combine con la ropa, es más importante que este nos brinde la protección adecuada, y que además, sea cómodo. Debes tener en mente que las zapatillas que elijas te acompañarán a lo largo de tus sesiones de entrenamiento, por lo que no sirve de nada que luzcan bien si no te aportan la flexibilidad adecuada. Para ello, es una buena práctica elegir un calzado que sea un número mayor al de nuestra talla, además de velar porque la puntera sea flexible y nuestros talones queden elevados.